Entorno Económico y Bursátil

  • Entorno Económico

    A inicios del 2018, la mayoría de analistas y entidades especializadas auguraban que la economía mundial continuaría el rumbo del año anterior, cuando se obtuvo una tasa de crecimiento de 3.7%, la mayor expansión desde el año 2011. Si bien los pronósticos optimistas se fueron cumpliendo en los primeros meses, llegándose a considerar que se podría alcanzar una expansión de 3.9%, en la última parte del año afloraron riesgos imprevistos, que generaron un clima de desconfianza que se fue reflejando en una ralentización de las principales economías del globo, como EE.UU., la Unión Europea y China, por lo que se estima que el 2018 el crecimiento fue menor a lo esperado.

    Un indicador anticipado que muestra la magnitud de este proceso de desaceleración es el PMI Manufacturero Global de JP Morgan y Markit, que en diciembre 2018 se ubicó en 51.5, registrando el menor nivel de los últimos veintisiete meses. En el caso particular de China, el índice de gerentes de compras manufacturero cayó por debajo del umbral de 50, que marca el límite entre expansión y contracción de la actividad industrial. Otros países que también presentaron esta señal de debilitamiento al cierre del año fueron Francia, Italia, Taiwán y Corea del Sur.

    Definitivamente el evento que más influyó en este comportamiento fue el enfrentamiento comercial entre EE.UU. y China, provocado unilateralmente por Norteamérica como parte de una política proteccionista del presidente Trump ante el enorme déficit comercial que venía escalando en dicho país, así como por la necesidad de proteger la propiedad intelectual y evitar la transferencia forzada de tecnología. Las tensiones entre estas dos naciones incidieron de manera gravitante en la evolución de los mercados durante el 2018, generando incertidumbre y un clima de desconfianza para el desarrollo de las inversiones, afectando sobremanera al país asiático y, por consiguiente, al mercado de los commodities.

    Otro factor perturbador fue la incertidumbre que se generó respecto a los avances y retrocesos que se dieron a lo largo del año en el proceso de abandono de Reino Unido de su condición de miembro de la Unión Europea (denominado Brexit). Luego de un largo periodo de negociaciones, la Comisión Europea y el gobierno británico no pudieron concretar este retiro, por lo que la falta de claridad repercutió en las decisiones de inversión de las economías de dicho continente.

    Un tercer elemento que tuvo repercusión en la evolución de las economías y de los mercados, se refiere a la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos; advirtiéndose una orientación a “normalizarla”, poniéndole fin al ciclo expansivo, a través de cuatro alzas de sus tasas referenciales, así como la determinación de reducir su hoja de balance. Dichas medidas tuvieron un moderado impacto en los mercados financieros, sobre todo en las plazas bursátiles.

    La economía peruana fue parcialmente afectada por este entorno desfavorable que se presentó durante el 2018; sobre todo en el segundo semestre, ante la caída de los precios de los metales. En el plano interno, el clima de inestabilidad política y diversas denuncias de corrupción fueron aspectos que generaron desconfianza y desalentaron las inversiones. No obstante, el gran impulsor de la economía fue la demanda interna, respecto a la cual destacó con nitidez la inversión en proyectos mineros y en infraestructura, además del sostenido crecimiento del consumo.

    “De acuerdo a cifras oficiales del INEI, la producción nacional en el 2018 alcanzó un crecimiento de 3.99%, contabilizándose 20 años consecutivos de expansión. Cabe destacar que la tasa obtenida es superior a la del año 2017 (+2.47%), y significativamente mayor a las estimaciones para Latinoamérica (+1.2%). Entre los sectores que sustentaron este crecimiento figuran la actividad Manufacturera, la cual contribuyó con 0.75% (a la variación de 3.99%), seguida de Otros Servicios, Agropecuario, Construcción, Financiero y Seguros, y Comercio, que aportaron 0.55%, 0.41%, 0.32%, 0.32% y 0.30%, respectivamente.”

    El sector Manufacturero creció 6.17%, debido al dinamismo del sector fabril primario, ante el impulso que le dio la industria relacionada a la pesca (harina de pescado y productos enlatados-congelados para consumo humano). Por su parte, el sector Agropecuario avanzó 7.54% ante la mayor producción de una variedad amplia de cultivos agrícolas (como la papa, el arroz, el café y el algodón), favorecida por condiciones climatológicas propicias y una mayor disponibilidad del recurso hídrico. Asimismo, el subsector pecuario contribuyó al progreso de este sector por la mayor producción de ave, huevos, leche fresca, ganado vacuno y porcino.

    En el caso de la Construcción, su crecimiento fue de 5.42% y estuvo basado en el incremento de las ventas internas de cemento y en el avance físico de obras; mientras que el desarrollo del sector Financiero y Seguros (+6.00%) se vio favorecido por los mayores créditos otorgados por la banca múltiple, sobre todo los entregados en moneda nacional. Respecto a la actividad minera -rubro con una elevada ponderación en el cálculo del PBI-, fue el único sector que experimentó una contracción (-1.29%), ante la menor producción de oro, plata, cobre, plomo y molibdeno.

    Según el Índice de Precios al Consumidor de Lima Metropolitana, la inflación anual fue 2.19%, ubicándose por segundo año consecutivo dentro del rango meta establecido por el Banco Central de Reserva (entre 1% y 3%). Los grandes grupos de consumo que contribuyeron con este incremento fueron Alimentos y Bebidas (alzas de precios de tubérculos y hortalizas), Esparcimiento, Servicios Culturales y de Enseñanza (aumentos de pensiones de colegios y universidades); y Transportes y Comunicaciones (mayores precios de vehículos motorizados y costos de transporte).

    La política monetaria aplicada por el Banco Central de Reserva se caracterizó durante el año por mantener un sesgo expansivo, respaldado en los bajos niveles de inflación y la brecha que existió entre la actividad económica nacional y el potencial de la misma. Así, en enero, la tasa de interés de referencia se redujo de 3.25% a 3.00%, y luego -en marzo- se rebajó a 2.75%, manteniéndose en ese nivel hasta fines de año, debido a los riesgos que se presentaron en la economía mundial y la volatilidad financiera en los mercados foráneos.

    En cuanto a los ingresos y egresos del Estado, el país habría registrado un déficit fiscal equivalente al 2.7% del Producto Bruto Interno, cifra algo menor a las estimaciones de -3% que se manejaban a inicios de año. En lo que se refiere a las Reservas Internacionales Netas, tal como viene sucediendo desde el año 2012, éstas se mantuvieron por encima de los 60,000 millones de dólares; no obstante, en el 2018 se observó una leve reducción al bajar de 63,621 millones de dólares a 60,121 millones de dólares, debido a una disminución de los depósitos de la banca en el BCRP.

    Finalmente, respecto al comercio exterior, la Balanza Comercial registró un superávit de 7,049 millones de dólares, siendo la mayor cifra de los últimos siete años. Las exportaciones alcanzaron un récord histórico registrando el importe de 48,942 millones de dólares (+8.1% respecto al 2017), sustentado por el mayor precio (6.5%) y por el aumento del volumen (1.5%). Por su parte, las importaciones sumaron US$ 41,893 millones, debido a las mayores compras de insumos (14.8%), de bienes de capital (2.9%) y de consumo (2.8%). El tipo de cambio finalizó diciembre a S/ 3.37, registrando una devaluación de 4% respecto al cierre del año 2017 (S/ 3.24).

  • Entorno Bursátil

    El año 2018 significó para la Bolsa de Valores de Lima un periodo de retrocesos en cuanto a cotizaciones y de menor movimiento en cuanto a negociación, luego de la recuperación observada en el 2016 y 2017; reflejando la pasividad y apatía de los inversionistas en un contexto de incertidumbre y aversión al riesgo que se consolidó en los últimos meses del año.

    Los primeros cuatro meses del 2018 se caracterizaron por ser un período de incrementos de precios y de cierto dinamismo en la negociación de nuestro mercado. El año se inició con una coyuntural calma en el escenario político (el primer pedido de vacancia al Presidente Kuczynski no prosperó) y con una favorable evolución de los metales debido a una desvalorización del dólar, que propiciaron la demanda de acciones financieras, de consumo y mineras. En el caso de las bolsas de países desarrollados, en enero éstas obtuvieron rendimientos ante las perspectivas positivas generadas por los primeros resultados corporativos.

    En medio de esta tendencia alcista, en febrero la mayoría de bolsas fueron sacudidas por varios desplomes -que se iniciaron en Wall Street y luego se extendieron a otros mercados- al advertirse de la posibilidad que la inflación de EE.UU. se estuviera acelerando, temiéndose un drástico endurecimiento de la política monetaria de la Fed. El pánico se apoderó de los inversionistas cuando el VIX anotó su mayor alza histórica (+116% el 05 de febrero), mientras que el S&P 500 cayó -en solo 6 sesiones- en un 8.6%. Si bien fueron muchas las plazas afectadas durante este mes, en el caso de la BVL el impacto fue mucho menor como resultado de los rendimientos de las acciones de Southern y Buenaventura.

    En marzo, se observó una pausa en nuestro mercado mientras el país se encontraba en medio de una crisis política que condujo a la renuncia de Kuczynski a la presidencia, la cual fue asumida por el vice-presidente, Martín Vizcarra. En el exterior, la incertidumbre ante la posibilidad de una guerra comercial generó un gran temor a represalias por parte de los países afectados –principales socios comerciales de EE.UU.- lo que se tradujo en una caída de las principales bolsas desarrolladas, reflejándose en indicadores como el S&P 500 que descendió 4% y el Stoxx 600 de Europa que bajó 2.3%.

    Durante abril, el mercado de acciones de la BVL mostró una significativa recuperación impulsado por el alza de valores como BAP, BVN, ALICORC1, INRETC1, IFS y FERREYC1 que subieron entre 4% y 9%, llevando a los principales índices su nivel máximo en todo el año 2018. Si bien las bolsas de la región consiguieron también ganancias significativas, y las europeas subieron por resultados corporativos favorables, las plazas norteamericanas y chinas mostraron variaciones intrascendentes debido a los efectos de las sucesivas amenazas de aranceles que se dieron entre sus gobiernos.

    A partir de mayo, con un inicio de aparente tendencia lateral, la BVL ingresó a un periodo bajista que se mantuvo hasta fines de año; el cual fue interrumpido brevemente por leves rebotes en los meses de julio y noviembre. A lo largo de esta fase -y hasta el final del año-, el empeoramiento de las relaciones comerciales entre EE.UU. y China afectó de manera significativa la evolución de los mercados, desalentando las inversiones en renta variable y los precios de los commodities.

    Un aspecto fundamental fue la caída de las cotizaciones de los metales industriales encabezados por el zinc, el cual descendió 24.5% en el 2018 luego de haber registrado alzas de 29% en el 2017 y 60% en el 2016. El cobre, un metal de significancia para la economía peruana y también para la BVL, bajó 17.5% en el 2018, tras haber subido 31% en el 2017 y 18% en el 2016. La desaceleración de la economía china también melló a otros metales como el plomo (-19.2%) y la plata (-9.6%). En cuanto al precio del oro, que inició el año en ascenso, se vio perjudicado por la apreciación del dólar DXY, cerrando el 2018 con una pérdida de 1.9%.

    Otro aspecto a destacar fueron las expectativas de los agentes económicos respecto a la política monetaria de la Reserva Federal norteamericana, ante la favorable evolución de diversos indicadores de empleo y producción; lo que incidió en una significativa alza de los rendimientos de los bonos del tesoro de ese país originando –a su vez- desequilibrios en los mercados de divisas y bursátiles. De esta manera, el rendimiento del bono a 10 años tocó en octubre 3.259%, la mayor tasa desde mayo del año 2011.

    En cuanto a la evolución de las bolsas extranjeras, al cierre del 2018 prevalecieron las pérdidas. En Wall Street, sus principales indicadores, el S&P 500 y el Dow Jones, cayeron 6.24% y 5.63%, respectivamente; mientras que en el continente europeo los descensos fueron mayores: el DAX alemán -18.26%, el FTSE 100 de Londres -12.48% y el CAC 40 de París -10.95%. En Asia el mayor desplome correspondió a Shanghái (-24.59%), en tanto que en Latinoamérica sobresalieron las caídas de México (-15.63%) y Colombia (-12.40%). El Ibovespa de Brasil subió 15.03%, pero descontando la devaluación del real, la variación en términos de dólares fue de -1.8%.

    “En nuestro mercado, los índices S&P/BVL Perú General y Perú Select registraron variaciones anuales de -3.12% y -0.40%, respectivamente, mientras que el Lima 25 cayó 13.84% y el IBGC subió 7.48%. Cabe señalar que las diferencias de resultados entre estos dos últimos índices se explican por el mayor peso que tiene la acción Volcan “B” en el Lima 25 (al tratarse de un índice de liquidez); mientras que en el IBGC las acciones con ponderaciones más altas corresponden a BVN y BAP. Entre las acciones más importantes y liquidas de la BVL, las mayores alzas correspondieron a INRETC1 (+34.8%), IFS (21.7%), BVN (+14.0%), BAP (13.4%); por el contrario, las mayores bajas fueron de TV (-75.2%) y VOLCABC1 (-45.3%).”

    A nivel de sectores, también se observaron comportamientos diferenciados. Los índices del sector financiero y de Consumo subieron 12.2% y 11.5%, respectivamente, mientras que los indicadores de los rubros minero, servicios públicos e industrial cayeron -19.9%, -4.6% y -3.8%, respectivamente. En el caso del sub sector Juniors, este año disminuyó de manera acentuada: -32.8% (sector que gana más cuando la Bolsa está alcista y pierde más cuando el mercado está a la baja).

    Dada la importancia que tienen en la BVL, la fuerte caída de la mayoría de acciones mineras produjo a su vez un significativo descenso de la Capitalización Bursátil total, la cual pasó de 162,355 millones de dólares (cierre 2017) a 142,374 millones de dólares (cierre 2018). Este declive de 20,000 millones de dólares correspondería –principalmente- a la desvalorización de las acciones de las empresas mineras. No obstante, hubieron algunos sectores cuyas acciones que registraron aumentos, como es el caso de Bancos y Financieras (+4.2%) y Diversas (+5.7%).

    En cuanto al monto negociado, nuestro mercado evidenció un retroceso respecto al gran avance que se había tenido en el año 2017. Se movilizaron en el 2018 un total de 6,208 millones de dólares (-30.5% respecto al año anterior), correspondiendo la mayor reducción a la producida en el mecanismo de renta variable al contado (-46%), donde se negociaron 3,392.5 millones de dólares. En el caso del movimiento de renta fija al contado, tal como viene sucediendo desde el 2014, este rubro continuó presentando incrementos basados en las transacciones con letras del tesoro público, mientras que en el caso del mercado de reportes, este mantuvo un nivel muy similar al del año anterior.

    Otro indicador que reflejó la menor liquidez del mercado fue el número de operaciones. En el 2018 se realizaron 113,828 transacciones, es decir 28% menos que el 2017 y 14% menos que en el 2016. Entre los aspectos que explican esta disminución esta el mermado dinamismo que mostró el mecanismo de renta variable al contado y, de igual forma, un mayor nivel de contratos en el periodo enero-abril, respecto a lo ejecutado en mayo-diciembre. Sin embargo, este descenso se explica principalmente a la menor ejecución de operaciones con acciones mineras (27,452 transacciones frente a las 48,593 realizadas el año 2017). Por el contrario, el rubro de valores extranjeros listados por agente promotor (donde se negocian acciones y ETF’s) mostró un significativo incremento, pasando de 1,419 a 2,558 transacciones.

    En el mercado de renta variable destacaron las acciones de VOLCABC1, FERREYC1, CORAREI1, RELAPAC1, ALICORC1, BAP, CPACASC1, INRETC1, TV, BVN (ADR) y CVERDEC1, las cuales registraron una elevada frecuencia de cotización anual (por encima del 95%) y un número de operaciones superior a 1,500. A este grupo se sumó ATACOBC1, cuya frecuencia pasó de 84% a 98%, mientras que –por el contrario- los valores de GRAMONC1 y UNACEMC1 pasaron de tener una frecuencia mayor al 95% a una presencia por debajo del 90%.

    Respecto al ingreso de nuevos emisores, al finalizar el 2018 se encontraron registrados en la BVL 273 empresas con valores inscritos; habiéndose producido durante el año el ingreso de once nuevas empresas. Seis de dichas empresas correspondieron a emisores de renta variable, como es el caso de Bear Creek Mining Corporation, Latina Media S.A., Rio2 Limited, Inca Rail S.A., Expertia Travel S.A. y LXG Latin American High Yield Bond Fund, FI.

    Asimismo ingresaron cinco nuevas empresas emisoras de valores de renta fija, tres de las cuales registraron instrumentos bajo el régimen del Mercado Alternativo de Valores – MAV (Representaciones Química Europea S.A.C., Eco-Acuícola S.A.C. y Camposur Inc S.A.C.) y dos bajo el régimen excepcional de Ofertas Públicas Primarias dirigidas exclusivamente a Inversionistas Institucionales (Productos Tissue del Perú S.A.C. y Gas Natural de Lima y Callao S.A.).

    En relación al número de valores inscritos, durante el último año se produjo la inscripción en Bolsa de 64 nuevos instrumentos. En el mercado de renta variable, se inscribieron siete, de los cuales cinco correspondieron a acciones de capital, uno a cuotas de participación de un fondo de inversión y uno a certificados de participación de un patrimonio en fideicomiso. Al respecto, se debe destacar el primer listado de una FIBRA, en este caso, correspondiente al certificado de participación del "Patrimonio en Fideicomiso - D.Leg. N° 861, Título XI - Fideicomiso de Titulización para Inversión en Renta de Bienes Raíces - FIBRA PRIME", el cual tiene como finalidad la adquisición o construcción de bienes inmuebles que se destinen a su arrendamiento u otra forma onerosa de cesión en uso. La colocación de los certificados de participación del referido patrimonio se efectuó en el mes de diciembre a través de una oferta pública primaria, alcanzando la suma de US$ 22’512,000.

    Durante el año 2018 se listaron 28 nuevos valores extranjeros bajo la modalidad de Agente Promotor, con lo cual al cierre del año se encontraron registrados en la BVL un total de 110 (74 ETF’s, 26 acciones y 10 bonos). Entre los nuevos valores inscritos se encuentran las acciones de Netflix, Inc. y 6 nuevos ETF’s: iShares USD Treasury Bond 3-7 YR Ucits ETF, iShares USD Tips 0-5 Ucits ETF, iShares Edge MSCI USA Value Factor Ucits ETF, iShares Core S&P U.S. Growth ETF, iShares Edge MSCI USA Quality Factor ETF e iShares $ Tips Ucits ETF.

    Por el lado de la renta fija, se inscribieron 57 instrumentos, de modo que a diciembre se encontraron registradas un total de 282 emisiones vigentes: 245 bonos y 37 instrumentos de corto plazo. Cabe indicar que durante el último año las empresas emisoras obtuvieron financiamiento mediante este tipo de colocaciones por la suma de US$ 1,423.58 millones de dólares; lo que representó una disminución de 35.5% en comparación al monto obtenido el año anterior. Del referido importe, el 97% estuvo asociado a emisiones en moneda nacional, mientras que solo el 3% correspondió a emisiones en dólares.

    Considerando el tipo de instrumento, los bonos corporativos representaron el 66% de las colocaciones, los certificados de depósito el 15%, los bonos de titulización el 7.5% e instrumentos de corto plazo el 7%. Entre las principales colocaciones de bonos corporativos destacaron las realizadas por BBVA Banco Continental, por un total de 445.32 millones de soles; seguido de Corporación Primax (348 millones de soles en una oferta dirigida exclusivamente a inversionistas institucionales); Yura (300 millones de soles), Telefónica del Perú (235.12 millones de soles); Engie Energía Perú (230 millones de soles) y Alicorp (219.79 millones de soles). Como es usual, las empresas pertenecientes a los sectores bancos y financieras, energía e industriales tuvieron las mayores participaciones en las colocaciones efectuadas durante el año 2018: 40%, 20% y 17.5% del total colocado, respectivamente.

    En lo que se refiere a las colocaciones a través del Mercado Alternativo de Valores – MAV, destacaron las de instrumentos de corto plazo realizadas por Eco-Acuícola S.A.C. (14.93 millones de dólares), Agrícola y Ganadera Chavín de Huantar S.A. (4.50 millones de dólares) y Representaciones Química Europea S.A.C. (1 millón de dólares americanos), así como las colocaciones efectuadas con bonos corporativos por A. Jaime Rojas Representaciones Generales S.A. (2.18 millones de dólares).

Bolsa de Valores de Lima en números
2017 2018
Variación SP/BVL Perú General / SP/BVL Perú General Variation
Nominal / In nominal Value 28.31% -3.12%
En Dólares / In US Dollars 32.78% -6.71%
Promedio diario negociado / Daily Average Turnover
Millones de Soles / Millions of Nuevos Soles 116.52 81.15
Millones de Dólares / Millions of US Dollars 35.63 24.73
Volumen / Volume
Renta Variable / Equity Securities
Millones de Soles / Millions of Nuevos Soles 20,602.98 11,146.16
Millones de Dólares / Millions of US Dollars 6,292.73 3,392.49
Instrumentos de Deuda / Debt Instruments
Millones de Soles / Millions of Nuevos Soles 6,244.95 6,784.51
Millones de Dólares / Millions of US Dollars 1,914.78 2,072.58
Operaciones de Reporte y Préstamo /
Margin and stock loans transactions
Millones de Soles / Millions of Nuevos Soles 2,274.76 2,277.01
Millones de Dólares / Millions of US Dollars 698.07 693.95
Colocación Primaria / Primary Market
Millones de Soles / Millions of Nuevos Soles 123.91 160.84
Millones de Dólares / Millions of US Dollars 38.11 48.58
Compañías Listadas / Listed Companies 284 273
Capitalización Bursátil /
Market Capitalization
Millones de Soles / Millions of Nuevos Soles 526,354.17 479,301.15
Millones de Dólares / Millions of US Dollars 162,354.77 142,373.73


Información relativa al Mercado de Valores inscritos en el registro público del Mercado de Valores


  • Cotizaciones / Renta Variable
    Código ISIN Nemónico Año - Mes Apertura S/. Cierre S/. Máxima S/. Mínima S/. Precio Promedio S/.
    PEP900001103 BVLAC1 2018-01 3.45 3.35 3.45 3.35 3.35
    PEP900001103 BVLAC1 2018-02 3.33 3.33 3.34 3.30 3.33
    PEP900001103 BVLAC1 2018-03 3.34 3.30 3.34 3.30 3.32
    PEP900001103 BVLAC1 2018-04 3.30 3.20 3.30 3.20 3.28
    PEP900001103 BVLAC1 2018-05 3.20 3.18 3.20 3.18 3.19
    PEP900001103 BVLAC1 2018-06 3.16 2.75 3.16 2.75 2.84
    PEP900001103 BVLAC1 2018-07 2.75 2.70 2.75 2.70 2.71
    PEP900001103 BVLAC1 2018-08 2.70 2.63 2.75 2.63 2.68
    PEP900001103 BVLAC1 2018-09 2.63 2.70 2.75 2.63 2.69
    PEP900001103 BVLAC1 2018-10 2.71 2.80 2.80 2.70 2.80
    PEP900001103 BVLAC1 2018-11 2.90 2.92 3.18 2.90 3.01
    PEP900001103 BVLAC1 2018-12 2.92 2.98 3.00 2.92 2.94
  • Código ISIN Nemónico Año - Mes Apertura S/. Cierre S/. Máxima S/. Mínima S/. Precio Promedio S/.
    PEP900004206 BVLBC1 2018-01 3.10 3.10 3.10 3.10 3.10
    PEP900004206 BVLBC1 2018-02 3.15 3.11 3.15 3.11 3.12
    PEP900004206 BVLBC1 2018-03 - - - - -
    PEP900004206 BVLBC1 2018-04 - - - - -
    PEP900004206 BVLBC1 2018-05 3.06 3.06 3.06 3.06 3.06
    PEP900004206 BVLBC1 2018-06 3.00 3.03 3.03 3.00 3.01
    PEP900004206 BVLBC1 2018-07 2.75 2.75 2.75 2.75 2.75
    PEP900004206 BVLBC1 2018-08 2.70 2.58 2.70 2.58 2.63
    PEP900004206 BVLBC1 2018-09 2.58 2.58 2.58 2.58 2.58
    PEP900004206 BVLBC1 2018-10 - - - - -
    PEP900004206 BVLBC1 2018-11 2.56 2.56 2.56 2.56 2.56
    PEP900004206 BVLBC1 2018-12 - - - - -